Oficialmente #primeravezmama

I´m back! Estuve ausente unos dias con justa razón, por fin me convertí en #mamá. El 1ero de octubre del 2015 a las 7:23 am nació mi bebé después de un largo y controversial parto natural!!! Ana Cristina nació perfecta con muy buen peso, buena estatura y mucho más pelo del que me imaginaba. Para mi fue una sorpresa pues nunca pensé que tendría tanto pelo considerando que yo tengo muy poco, pero nos dio la sorpresa de tener hermoso pelo oscuro (que ya se está poniendo café castaño).

Mi historia comienza así; mi esposo estaba de viaje de trabajo y yo a finales de la semana 37. Para no quedarme a dormir sola y no tuviera una emergencia estando sola en mi casa, mi suegra se ofreció en acompañarme a dormir. Después de platicar, cenar y ver televisión ella decidió irse a dormir y yo me quede viendo una serie que me tenía muy picada en el cuarto de tv cuando derrepente a las 11:50 de la noche para ser exactos se me rompió la fuente.

Corrí a despertar a mi suegra y ni ella ni yo sabíamos que hacer (con todo y que tomé los cursos), en ese momento del nervio, estrés, emoción y quien sabe que más se te nubla todo. Yo acababa de hablar con mi esposo que iba a cenar y nos despedimos pensando que nos veríamos el siguiente día a su regreso como estaba planeado. Lo primero que hice fue llamarle y decirle… amor se me rompió la fuente y no es una broma y le colgué para llamarle a mi ginecólogo y avísale para ver que tenía que hacer. Mi ginecólogo me pidió que me fuera inmediatamente al hospital aunque no se veían signos de que hubiera una infección o algun tipo de riesgo. Mis papás viven fuera así que también les llamé a ellos para que comenzaran a buscar boletos de avión y pudieran llegar lo más pronto posible. En ese momento me di cuenta que todo lo que tenía planeado no iba a suceder y que mi esposo por más que quisiéramos no llegaría a tiempo. Además de estar nerviosa y asustada por todo lo que estaba pasando y la rapidez con la que sucedía, por mi cabeza nomas pasaba la idea de que mi esposo no estaría conmigo. Habíamos planeado como queríamos que sucedieran las cosas, habíamos tomado los cursos, habíamos practicado la respiración para las contracciones y nada de eso parecía estar pasando. Mi concuña, mi hermano y mi cuñado llegaron al rescate para ayudarme con la maleta y con los últimos detalles que estaban pendientes para después llevarme al hospital.

Fisicamente me encontraba perfecta, no tenía ningún tipo de dolor mas que nervios y la triste idea de que mi esposo no llegaría para estar conmigo en el parto pero, todavía no sabía exactamente que iba a pasar.

En el hospital me encontré con la sorpresa de que me querían hacer cesárea porque se me había roto la fuente y no estaba dilatada. El doctor me dijo que sería muy poco probable que me dilatara si estaba en cero y que tenía muy pocas horas antes de comenzar a correr el riesgo de una infección. A mi todo se me hacía demasiado exagerado, apenas llevaba una hora de que se me había roto la fuente y no tenía porque tener una infección. Mi esposo mientras tanto intentaba encontrar un vuelo para llegar lo más pronto posible pero no sería antes de las 10 de la mañana.

Yo y mi esposo siempre estuvimos muy decididos que queríamos que fuera parto natural pero, en ese momento todo lo tenía en mi contra y no estaba el para ayudarme a “convencer” a los médicos que si era posible intentar. Finalmente decidí hablar con un familiar que es ginecólogo para plantearle mi caso y ver que opinaba. Era muy importante que me dijera si realmente corría riesgo o si podía tranquilamente esperar y ver si dilataba para intentar un parto natural. Su respuesta fue a mi favor, tenía hasta 6 horas desde que se me rompió la fuente (hay quienes opinan que tienes hasta 24 horas) a que tuvieran que hacer una cesárea para evitar arriesgarme a una infección y apenas habían pasado 2 horas así que me quedaban 4 horas para intentar dilatarme naturalmente (sin ayuda de oxitosina). El médico acepto darme las 4 horas, pero si no dilataba tendrían que hacerme cesárea. Mis familiares se fueron a sus casas para estar a las 6 am en el hospital para cualquiera que fuera el desenlace y como el médico y las enfermeras no tenían fe en que me fuera a dilatar todos creían saber en que terminaría. Mi esposo se subió a su primer vuelo para regresar con la idea de que me quedaría esperando a ver si dilataba; eran aproximadamente las 2 de la mañana.

Después de varias horas en compañía de mi concuña, de mucha plática y de hacerme a la idea que mi esposo no llegaría a tiempo comenzaron las contracciones. De un momento a otro, comencé a tener muchos dolores, muy seguidos y cada vez más fuertes. Para las 5 de la mañana los dolores eran ya muy seguidos y decidimos hablarle a la enfermera para que viniera a conectar el monitor y me revisara. Mi esposo llego a su destino en donde hizo escala y se conectó a FaceTime con mi suegra para estar al pendiente de lo que sucedía; finalmente sabíamos que no lograría llegar y fue mejor estar presente online que no estar de ninguna manera.

Cuando finalmente pasaron las 4 horas que el doctor me había dado y vino a revisarme la sorpresa fue muy grande pues ya tenía 7 cm de dilatación. El doctor me comentó que la bebé estaba volteada por lo que sería un parto un poco más complicado pero que lo intentaríamos ya que me había dilatado muy rápido.

Mi esposo pudo estar “presente” en el parto gracias a que estuvo todo el tiempo conectado en FaceTime. Mi concuña me acompaño durante el parto y para las 7:23 am mi bebé ya había nacido.

Por más que planee, nada salió como lo esperaba así que siempre es mejor tener plan A, B y C y estar preparados para lo inesperado.

Gracias a todos los que me acompañaron en ese momento, estaré siempre muy agradecida.

#Primeravezmama

#Primeravezmama