Semana 37 ¡Maleta del hospital!

Por más que estuve retrasando este pendiente, ya terminé de empacar la maleta para el hospital para mi y para mi bebé. No se si lo estuve retrasando por nervios o por decidia, el punto es que se me pasaban los días y no la tenía hecha y claro que no quería que mi bebé me diera una sorpresa y yo sin nada empacado.

Después de preguntarle a otras mamás, de empacar y desempacar varias opciones finalmente ya esta lista y en la entrada de mi cuarto para cuando se necesite. Los 15 puntos que debes tener empacados antes de salir al hospital son:

  1. Documentos oficiales de la mamá, papeles del seguro médico en caso de que tengas y comprobantes del pago del paquete de maternidad si ya esta pagado o con el anticipo.
  2. En caso de que hayas hecho plan de parto, ¡no lo olvides que ahora es cuando lo vas a necesitar!
  3. Todas las cosas que te puedan relajar; (esto fue lo que me ha costado más trabajo) y le pedí ayuda a mi esposo para que empaque cosas extras que a mi ya no se me ocurren y que me sorprenda con artículos que me ayuden en el parto.) A nosotros nos encantan las velas pero claro que en el hospital no permiten nada flamable así que pueden ser aceites para el cuerpo con olor. También puede ser música, tu almohada favorita, imágenes, alguna oración etc.
  4. Todas las cosas, por lo contrario pueden causarte estrés si las olvidas como el cargador del celular. Aunque no lo creas antes o después de que nazca tu bebé querrás comenzar a avisar a tus amigos y familiares y a compartir sus fotos. La cámara, sus cargadores y sus tarjetas de memoria también son muy importantes.
  5. Tus objetos de aseo personal como cepillo, pasta de dientes, shampoo, crema del cuerpo, y crema de la cara, aceites, ligas del pelo, cepillo del pelo, jabón, body splash para un olor fresco y no tan fuerte. También recuerda llevar tu bolsa de maquillaje porque vas a querer estar muy bien presentable para las visitas que vayan a conocer a tu bebé y lucir perfecta para sus primeras fotos.
  6. Dos o tres juegos de pijamas (depende de cuantos días estés internada en el hospital), una o dos batas, calcetines, pantuflas y brassier para lactancia.
  7. Calzones; cómodos y muchos ya que puedes necesitar cambiarte más de una vez.
  8. Un cambio de ropa para cuando te den de alta del hospital, recuerda que puedes seguir utilizando tus pantalones de maternidad por que seguirás inflamada.
  9. La manta para dar pecho, aunque de preferencia es mejor que te dejen sola con tu bebé cuando estés intentando alimentar a tu bebe. Sin embargo puede haber ocasiones en que no los dejen solos y la manta para cubrirte te puede caer muy útil.
  10. Protectores para el flujo de la leche, aunque probablemente no los necesites ya que los primeros días solo produces calostro y en muy pocas cantidades, puedes llevarte aunque sea unos dos.
  11. Las toallas femeninas para maternidad son muy importantes. En la mayoría de los hospitales te las proporcionan pero en caso de que tengas tus preferidas no olvides empacarlas.
  12. Para tu bebé no olvides un cambio completo para llegar a casa, antes de eso tendrás que vestirlo por normas de seguridad con la ropa que te dan en el hospital. Para salir necesitas un trajecito interior, una pijama, un gorrito, guantes y calcetines. Si es niña, aprovecha a llevar sus aretes para que se los puedan poner en el hospital de una vez.
  13. Algunos bebés no aguantan los guantes y he escuchado que no te permiten cortarle las uñas al bebé por lo que una pequeña lima puede servir para rebajarle las uñas en caso de estarlo lastimando mucho.
  14. Trapitos de algodón, manta o “swaddlers” para ayudarte a la hora de darle pecho, para la saliva o para cubrir a tu bebé.
  15. La silla de viaje para tu bebé la cual ya debe de estar instalada en tu carro para poder salir del hospital.
Empacando para el hospital

Maleta para el hospital

¿Tu llevaste más cosas? Compartenos si es que nos faltan detalles importantes.

ACTUALIZACIÓN: 27 Mayo 2016

Escribí este artículo antes de que naciera mi bebé, cuando estaba preparándome para el parto, cuando terminé mi curso psicoprofilactico y si no sabes que es lee este artículo ¿Cursos psicoprofilacticos? Y eso para que es…..  . Lo que nunca me imaginé es que se me iba a romper la fuente en la semana 37, cuando mi esposo estaba de viaje y no había terminado mi maleta al 100% … así que me salió peor porque en el momento de estrés de correr al hospital, con la fuente rota y un miedo enorme de que mi esposo no llegara al parto ya no me acordaba que había metido en la maleta y que me hacía falta. Así que la moraleja es; cuando empieces la maleta, asegurate de terminarla y confirmar que ya nada te hace falta. Así, si te encuentras en una emergencia como la mía estarás tranquila de que al menos tus cosas vienen completas. Y si no te tocó leer la historia de mi parto lee el siguiente artículo Oficialmente #primeravezmama. y entérate de lo que es tener a tu primer bebé, sin tu esposo